viernes, 8 de octubre de 2010

Ese 30 de septiembre pandillero


Mauro Cerbino


De lo ocurrido el 30 de septiembre pasado se pueden hacer tres reflexiones. La primera tiene que ver con la estructura policial y en general con el papel que juegan las fuerzas publicas incluyendo a los militares. La segunda, tiene relación con la acción de gobierno y el respaldo político que tiene. Y la tercera tiene que ver con el papel de los medios de comunicación.


Primera reflexión

La insubordinación policial ha sido un hecho gravísimo aunque se inscribe en una cierta normalidad si la pensamos en términos de estructura de funcionamiento de la policía. Que esta mantiene un modo de actuación permanentemente en conflicto con la ley no es, desde ningún punto de vista, una novedad. De abusos policiales esta plagada la historia de nuestro país. Pienso que lo ocurrido el jueves pasado hay que leerlo a la luz de esta condición estructural. El ministro Jalhk, interpretando tardíamente lo que debía ser una exigencia gubernamental de reestructuración profunda de la institución policial, es probable que haya empezado a echar a andar algunas reformas necesarias en este sentido, para profesionalizar la institución, sobre todo para racionalizar la prevención y el uso de la fuerza en el pleno respeto de los derechos humanos, por medio de cursos de formación. Se trata de rever los procedimientos empleados hasta ahora por la fuerza policial. Estos intentos han producido un evidente malestar entre los policías. Un malestar que se hace patente cuando escuchamos (en uno de los tantos reportajes) las afirmaciones de un policía en las que se lamenta de como en la actualidad esos nuevos procedimientos que se deberían en el respeto de los derechos de los presuntos infractores harían por lo contrario inviable su trabajo. Existe así una resistencia a perder estos pequeños espacios de poder que han hecho posible que a veces se haya vulnerado la dignidad y la vida de los ciudadanos. Entonces la sublevación se produce no solo por defender una condición de excepción con respecto a otros servidores públicos en términos de prebendas económicas, sino que lo que esta en juego es que esa condición de excepción se aplique también en relación a la ley permitiendo que la fuerza policial (y también la militar) se ubique por encima de la ley. Por ello me atrevo a hablar de "pandillas de los policías": el modo de actuación en ese día y en muchos otros no difiere del modo como grupos de "pandilleros" actúan, con la diferencia que los policías lo hacen supuestamente amparados por la ley. En el tratamiento de estos asuntos y no solamente como es obvio en sancionar a los responsables (para quienes de ninguna manera cabe amnistía) reside el mayor desafío para construir el después de este gravísimo acontecimiento. Tal vez habrá que considerar que policía y fuerzas armadas pero sobretodo la primera se desmilitarice y se convierta en una instancia civil con derecho a constituir un sindicato capaz de operativizar demandas y necesidades y canalizar adecuadamente los conflictos.

Segunda reflexión

De lo ocurrido se puede decir sin duda que la imagen del presidente Corra sale fortalecida tanto internamente al país como en el exterior. En una sociedad acostumbrada a asistir a escenas de despliegue de masculinidad, de enfrentamientos testosteronicos y de oposiciones entre valientes y cobardes, el presidente sale bien parado. Ademas supo encarnar hábilmente el representante de la democracia, fortaleciendo de este modo su figura hiperpresidencialista. No estoy seguro si el resto del gobierno así como la asamblea sale también fortalecida. Pienso que no. El primero se mostró incapaz de entender lo que se venia para poder prevenirlo de algún modo. La segunda no supo socializar y comunicar oportunamente los contenidos de las nuevas leyes que se aprueban con vetos presidenciales, algo que dudo cambiara en el futuro. Entonces la que sale debilitada es la política en su conjunto. Ademas por otra razón de peso. La reacción ciudadana a lo ocurrido se mostró débil y sobre todo desorganizada. Es el signo de que no obstante la gran mayoría de la que goza el gobierno en momentos como los que se han suscitado no sabe como organizarse para enfrentar situaciones de esta naturaleza. Esta incapacidad ha dado paso a que una vez mas sean los militares los que se yergan a defensores de la democracia permitiendo que haya un desenlace a una situación de fragilidad institucional y política. Para Alianza Pais queda la enorme tarea de acrecentar sus bases y de construir condiciones de acción política orgánica, de modo a que la "revolución ciudadana" sea asumida por amplios sectores de la población y no identificada por una sola persona.


Tercera reflexión

Los medios privados han tratado el asunto como una crisis política al igual que algunos exponentes de la oposición de derecha. Si bien han rechazado lo actuado por los miembros policiales ha prevalecido la tesis según la cual el presidente Correa habría sido el que ha provocado la crisis. Por su carácter y manera de ser confrontativo se lo hace responsable. Es un discurso perverso que relaciona cosas que deberían mantenerse separadas. Por una lado la impertinencia de que sea un presidente que vaya a tratar de resolver una cuestión como la que se produjo (esta claro que debía actuar el ministro del interior) y por el otro la sublevación y la ruptura de la cadena de mando. Esta - como ya he señalado - se produce sin que haya causas externas a la institución policial por argumentar. De tal modo que tristemente observamos como los medios privados siguen haciendo gala de lo que no debería ser su cometido: ser opositores al régimen. No importa que lo hagan actuando ellos también a la manera de una pandilla. Ademas la queja que han expresado de que la declaración del estado excepción les habría coartado la libertad de expresión resulta cuanto menos hipócrita si se tiene en cuenta que en las primeras horas de la mañana cuando se empezaron a dar los hechos algunos de esos medios decidieron autosilenciarse. Teleamazonas y Ecuavisa por ejemplo pasaban telenovelas, aunque luego nos pudimos dar cuenta que si tenían imágenes. ¿Optaron por establecer un compás de espera hasta observar que iba a suceder? Es muy probable si volvemos la mirada a nuestra historia reciente y recordamos cual ha sido la actitud de los medios en anteriores derrocamientos: la apuesta al más fuerte y el reacomodo una vez definida la nueva situación. Ciertamente la apuesta de los medios no es con la defensa de la democracia, es el pegoteo con los poderosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada